sábado, 23 de agosto de 2008

La caja mágica de lápices de colores - A caixa máxica de lapis de cores

Y llego una tarde apacible y alegre del mes de Mayo, los dos niños se afanaban en estirar la manta de patchwork a cuadros rojos y verdes con casitas de colores bajo las camelias. Una vez logrado, colocaron su cuaderno de dibujo y su hermosa y mágica caja de lápices de colores que resultaba mucho más mágica cuando al abrirla sentías el olor que desprendían los lápices. Diego se tumbo a lo largo de la manta para comprobar su confortabilidad y pronto el agradable clima de Galicia
los hizo entrar en un pequeño relax.

¡Niños, venir ya esta la merienda, pan con chocolate y zumo de naranja!

Este grito de guerra los hizo levantarse de un brinco, obedeciendo las ordenes de su abuela y de su estomago sin rechistar, ningún niño que se precie podría resistirse a la anunciada merienda. Y… allí se quedo la manta, los cuadernos y la mágica caja de lápices de colores.
Cuando regresaron, de la caja habían desaparecido la mitad o más de los colores, para ser más exactos, faltaban todos los tonos verdes, rojos, malvas rosados granates y hasta el blanco, solo dejaron los azules naranjas y negro. Incluso faltaba el afilalápices. La cosa tenia mucho misterio, todo estaba en orden, ni huellas de pisadas ni rastros de algún animal, nada de nada parecía que los lápices de clores se los había llevado una nube sin tocar el suelo.

Y vino el mes de Junio, y las camelias empezaron a lucir unos tonos verdes como nunca lo hicieran sorprendentes tonalidades dignas del mejor pintor.

Y llego Septiembre y luego entre Octubre y Noviembre empezaron a florecer las
camelias blancas las blancas ,blanquísimas de siempre las “alba plenas” pero empezaron a suceder cosas raras, las camelias blancas famosas por su blanco puro, lucían unos tonos finísimos de color rosa verde o gris muy suave en el centro de su flor, el resultado simplemente era espectacular un tono tan delicado de color que solo una mano mágica podría hacerlo. Algunos árboles lucían más de un color en sus flores, y ya nadie dudaba de que algo mágico estuviera sucediendo.
E chego unha tarde apracible e alegre do mes de Maio, os dous nenos afanábanse en estirar a manta de patchwork a cadros vermellos e verdes con casiñas de cores baixo as camelias. Unha vez logrado, colocaron o seu caderno de debuxo e a súa fermosa e máxica caixa de lapis de cores que resultaba moito máis máxica cando ao abrila sentías o cheiro que desprendían os lapis. Diego tombouse ao longo da manta para comprobar a súa confortabilidad e pronto o agradable clima de Galicia fixoos entrar nun pequeno relax
¡Nenos vir, xa esta a merenda, pan con chocolate e zume de laranxa!
Este berro de guerra fíxoos levantarse dun brinco, obedecendo as ordes da súa avoa e da súa estomago sen rechistar, ningún neno que se prece podería resistirse á anunciada merenda. E... alí quedou a manta, os cadernos e a máxica caixa de lapis de cores. Cando regresaron, da caixa desapareceran a metade ou máis das cores, para ser máis exactos, faltaban todos os tons verdes, vermellos, malvas rosados granates e ata o branco, só deixaron os azuis laranxas e negro. Ata faltaba o afilalápices. A cousa tiña moito misterio, todo estaba en orde, nin pegadas de pisadas nin rastros dalgún animal, nada de nada parecía que os lapis de colores levárallos unha nube sen tocar o chan.
E veu o mes de Xuño, e as camelias empezaron a lucir uns tons verdes como nunca o fixesen sorprendentes tonalidades dignas do mellor pintor. E chego Setembro e logo entre Outubro e Novembro empezaron a florecer as primeiras camelias, si as primeiras que adoitan ser as brancas, as brancas blanquísimas de sempre as “alba plenas” pero empezaron a suceder cousas raras, as camelias brancas famosas polo seu branco puro, lucían uns tons finísimos de cor rosa verde ou gris moi suave no centro da súa flor, o resultado simplemente era espectacular un ton tan delicado de cor que só unha man máxica podería facelo. Algunhas árbores lucían máis dunha cor nas súas flores, e xa ninguén dubidaba de que algo máxico estivese sucedendo.


Fotos realizadas por A.Cris
Luego otras camelias blancas de toda la vida, presentaban rayas de color rojo y las de color rosa ahora aparecían con manchas de carmín o simplemente lucían dos colores mitad y mitad.
Logo outras camelias brancas de toda a vida, presentaban raias de cor vermella e as de cor rosa agora aparecían con manchas de carmín ou simplemente lucían dúas cores metade e metade



Y llego una tarde apacible y alegre del mes de Mayo, y los dos niños se afanaban en colocar la manta de patchwork a cuadros verdes y rojos con casitas de colores bajo la sombra de las camelias, su cuaderno de dibujo y su caja mágica de lápices de colores…

¡Niños venir, ya esta la merienda, pan con chocolate y zumo de naranja!

...y allí se quedaba la manta, los cuadernos y la mágica caja, con la mitad de los lápices de colores.
Y cuando regresaron…la caja estaba bacía, los lápices azules los naranjas y el negro habían desaparecido como los otros colores.


E chego unha tarde apracible e alegre do mes de Maio, os dous nenos afanábanse en estirar a manta de patchwork a cadros vermellos e verdes con casiñas de cores baixo as camélias co seu caderno de debuxo e a súa caixa máxica de lapis de cores...


¡Nenos vir, xa esta a merenda, pan con chocolate e zume de laranxa!


...e alí quedaba a manta, os cadernos e a máxica caixa, coa metade dos lapis de cores. E cando regresaron ...a caixa estaba baleira, os lapis azuis os laranxas e o negro desapareceran como os outros cores.


Y vino el mes de Junio y las hortensias lucían una espectacular gama de azules,
E veu o mes de Xuño e as hortensias lucían unha espectacular gama de azuis


... las camelias lucían sus maravillosos tonos verdes

...as camelias lucían os seus marabillosos tons verdes

... y los mirlos tenían las plumas negras más brillantes del lugar y su pico naranja se distinguía desde muy lejos.
... e os merlos tiñan as plumas negras máis brillantes do lugar e o seu pico laranxa distinguíase desde moi lonxe.

Y llego Septiembre y luego entre Octubre y Noviembre empezaron a florecer las camelias con sus atrevidos colores, como si algo mágico estuviera sucediendo.

Y llego una tarde apacible y alegre del mes de Mayo y los dos niños se afanaban en colocar la manta de patchwork a cuadros verdes y rojos con casitas de colores bajo la sombra de las camelias, con su cuaderno de dibujo y su caja de…

¡Niños venir, ya esta la merienda, pan con chocolate y zumo de naranja!

…Y allí se quedaba la manta, los cuadernos y la mágica caja ya vacía de lápices de colores.
Y cuando regresaron… la caja estaba llena, con todos los lápices en su sitio en perfecto orden, todos presentaban buen aspecto, bien afilados pero su tamaño se había reducido a la mitad, dándose por entendido que alguien los había usado mucho.
El afila lápiz reposaba en una esquina de la de aquella caja mágica.
E chegou Setembro e logo entre Outubro e Novembro empezaron a florecer as camelias coas súas atrevidas cores, coma se algo máxico estivese sucedendo.

E chego unha tarde apracible e alegre do mes de Maio, os dous nenos afanábanse en estirar a manta de patchwork a cadros vermellos e verdes con casiñas de cores baixo as camélias cós seus cadernos de debuxo e a sua caixa de...

!Nenos vir, xa esta a merenda, pan con chocolate e zume de laranxa!

...E alí quedaba a manta, os cadernos e a máxica caixa xa baleira de lapis de cores. E cando regresaron... a caixa estaba chea, con todos os lapis no seu sitio en perfecta orde, todos presentaban bo aspecto, ben afiados pero o seu tamaño reduciuse á metade, dándose por entendido que alguén os usou moito.
O afía lapis repousaba nunha esquina da daquela caixa máxica.
A.Cris
Cuentos de camelias y otros relatos creados por A.Cris

8 comentarios:

paideleo dijo...

Precioso.
Unha cousa: cando esa caixa de pinturas teña unha cría, regálama.
Ha, ha; fóra bromas, o conto está mui ben.

tertulias para perogrullos dijo...

Este sábado é en Agolada a festa dos candís, unha cea moi interesante que celebramos nesta vila coa única luz dos candís, ó mellor vos apetecía vir, hay música e coa xente créase un ambien moi interesante, así de paso coñecedesme a mín e ó resto dos blogueiros de Agolada. Tedes máis información en d´Agolada. Conto convosco?

RAMOSFOREST.ENVIRONMENT dijo...

Un mundo encantado y de colores bajo los ojos y la inspiración de un poeta escritor. Usted.
Lindo. Me gustaría tener cajas de lapices mágicas. Me voy a buscarlas en mi jardín!!
Saludos
Luiz Ramos

PS Me permita indicarle o blog "Flor de Morango", de Madalena Barranco, que posee ese mismo encantamiento de ese su texto:
http://flordemorango.blogspot.com/

elvira carvalho dijo...

Quem me dera uma caixa assim. Gostei muito da história.
Um abraço

elvira carvalho dijo...

Passei por aqui.Deixo um abraço e votos de bom fim de semana

Madalena Barranco dijo...

Hola Cris, estoy encantada en conocerte y descubrir la magia de tu blog.

Nuestro amigo en común, Luiz Ramos del blog Ramosforest, también me indicó tu blog.

La fotos son lindas y los lápices de colores florecen con ternura a cada palabrita tuya.

Muchas gracias por tu visita a mi blog Flor de Morango. Mis padres son españoles (de Cataluña) - le voy a mostrar tu blog a mi madrecita, que también se encantará en conocerte.

Besitos
Madalena Vidiella Barranco

Ana dijo...

Esta noche soñé con camelias blancas...los sueños, sueños son, pero buscando en la red de redes, encontré tu blog, una leyenda preciosa sobre estrellas, tan blancas como las camelias. Iago y Diego son muy afortunados, tienen una abuela tan mágica como gallega. Que los cuentos te acompañen, A. Cris. Bicos.

RAMOSFOREST.ENVIRONMENT dijo...

Bienvenidos. Buen retorno.