lunes, 5 de octubre de 2009

Gatos y Libélulas 1ª parte

Los últimos días de Septiembre fueron magníficos. El calor nos invita a tumbarnos en el césped bajo la gran magnolia, un árbol mágico que vive muy cerca del estanque, es allí donde juegan alocadas las libélulas sin darse cuenta del peligro que las acecha…

Cuando llegué la vi con actitud vigilante. Pensé: “ya cazó algo”. No puede reprimir sus instintos, siempre sucede, al final ella es la culpable de estas fotos.

¡Esta viva! sobre mi mano parecía tranquila intentaba mover sus alas pero... Algo falla no puede volar, esta herida.


Puedo observarla con detalle, aparentemente esta bien solo un pequeño daño en las alas.




Le hago fotos con rapidez. Busco un lugar para que descanse, unas moscas para dárselas como alimento, y la dejo tranquila.




Mañana si todo sale bien, la libélula ya no estará. Será la primera vez que me alegre de no verla.

Pinchar en las fotos podréis ver mejor los detalles.
Estar atentos a la segunda parte os sorprenderá

Fotos realizadas por A.Cris

7 comentarios:

GINEBRA dijo...

Que chulada de fotos, Cris!!!! y de sitio, está todo colorido, y las hortensias da gusto verlas (es que Galicia es tierra de Hortensias con su humedad y clima propicio).
Una libélula muy bien capturada (con la cámara me refiero). Besos

A zanfonista dijo...

Grazas, o artesán de Marín, foi o que me fixo a zanfona. Lévome moi ben con el, e cada vez que se me escachufa a zanfona, teño que ir a ta marin. Pero encántame o seu taller jeje. E a quen non.

Si, en dous anos xa medrei, xa cambiei. (SON DOUS ANOS.

Bueno, enton gracias polo da zanfonas.

Bicos e apertas.

Jose A. Sencianes dijo...

muy buenas capturas de una libélula complicada de pillar. Al menos por aquí abajo en el sur. Un abrazo

paideleo dijo...

Mui boas fotos !.

elvira carvalho dijo...

Excelentes fotos.
Um abraço e uma boa semana

Carlos Sousa dijo...

Que preciosidad! Pedazo de helicóptero!

Estarei atento a segunda parte. A ver con que nos sorprendes...

Cris dijo...

Que fotazas!!!!!!!!!!! tremendas, y una historia tierna.... tengo ganas de saber qué pasó con tu libélula!! Un gran beso :)